Limpiando mi teléfono de aplicaciones

D·M·Lafuente·Scripsit·Date·05/06/2013

He borrado casi todas mis aplicaciones en el iPhone. Hice la limpieza más grande desde que me compré el modelo 4s y ahora me siento muy bien, pero no sólo anímicamente bien por ello, sino, por la cantidad de elecciones que siempre tenía que tomar. Sin dudas estoy muchísimo mejor.

Resulta que tenía aplicaciones para todo y no las utilizaba. Padecía de lo que se conoce como aplicacionitis, y aguda, por supuesto. Me perdía constantemente en el teléfono para buscar cualquier cosa. Siempre había grandes disputas por estar en la primera plana del teléfono y no en la segunda o dentro de un grupo de aplicaciones. Ahora simplemente ocupo dos planas y la segunda apenas está llena de aplicaciones. He dejado las más vitales para todo lo que realmente necesito.

Para cada cosa, una aplicación.

La primero que había intentado al principio era acomodar todo en los escritorios y dejar siempre uno o dos espacios libres para dar aire. Llegó un momento que tenía 6 escritorios en el teléfono lleno de aplicaciones. He pensado: ¿para qué tanto? Vivo rodeado de WiFi y cuando no tampoco entro en problemas para usar el 3G. Si necesitara una aplicación en concreto, veo si puedo usar su versión web, sino la descargo con el App Store, la uso un poco y luego la puedo borrar, para qué tenerlas ahí guardada. Lo segundo fue incluso peor: agrupar todas las aplicaciones en los famosos contenedores. Para qué… Al poco tiempo mi escritorio parecía un fractal de Mandelbrot.

Toda esta movida me hizo reflexionar bastante. La primera, y por muy obvia que fuere, en mi caso, usuario de iPhone, es que no puedo eliminar las aplicaciones de Apple. Incluso las aplicaciones más tontas. Había olvidado este detalle al ser usuario de las mismas durante tanto tiempo. Luego al querer reemplazarlas por otras volví a caer en la cuenta. Ahora todas las aplicaciones de Apple quedaron recluidas en un grupo marginadas en un panel en la última pantalla que ofrece el teléfono. Casi el 100% de mis aplicaciones son de otras empresas y no las de Apple.


Otra de las cosas graciosas que encuentro de mi iPhone es la multitarea y lo inservible que se vuelve esta funcionalidad. Presiono dos veces el botón de Home y tengo absolutamente abiertas casi todas las aplicaciones. ¿Qué sentido tiene tenerlo todo ahí y verlo de forma tan reducida? Ninguno. Puedes verlo más cómodamente en el escritorio que trae el teléfono. La velocidad del iPhone 5 y el 4s es bastante alta y las aplicaciones abren como si estuvieran abiertas. Realmente no noto una notable diferencia. Las aplicaciones que utilizo también no son cosas que deje a medias y luego venga a seguir, no sé, leyendo o jugando, tampoco es un problema. Realmente esta parte me resulta inservible. Ahora sin aplicaciones en cambio tampoco me hago problema, pero al menos no tengo 100 iconos debajo cuando quiero ver qué tengo abierto. Como esto no quiero decir que Apple tenga que eliminar su método de Multitarea.

Ahora llevo tiempo meditando el segundo paso: eliminar los MP3s y usar un servicio online. Sólo cargar los MP3s cuando por ejemplo voy a un lugar donde sé que la cobertura de 3G es nula o muy mala. Estoy pensando en contratar Spotify, aunque tengo mis reservas con el tema: no tienen toda la música que me interesa, llenas el teléfono de música igualmente pero sin duda cada día se vuelve una opción interesante.


El experimento ayudó bastante para recuperar un poco de orden y ventaja en la vida diaria. Es una de las tantas batallas que tengo para vivir de forma organizada y tranquila, sin dilemas de cualquier índole. Estoy seguro que si mira su teléfono encontrará ahí cosas que realmente ya no valen la pena que estén. Su cabeza y su teléfono estoy seguro que se lo agradecerán.


Puedes disfrutar de otros artículos como éste en el archivo del sitio.