Twitter delenda est

Publicado un

Como bien se lee el título de esta entrada y haciendo honor a Catón el Viejo: twitter debe ser destruida. Y debe morir principalmente por darle la espalda a quienes le ayudaron a crecer y a popularizarse de verdad: los desarrolladores. Twitter, empresa innovadora, fresca, joven, alabada por todos, disruptiva y, supuestamente, transparente se convierte de la noche a la mañana en una empresa egoísta, codiciosa y sorda.

delenda est es una expresión que se utiliza para hablar de una idea fija que se persigue sin descanso hasta que es realizada.

Twitter se opone de forma arbitraria a que los desarrolladores hagan lo que ellos no hace bien: clientes de Twitter.

No les gusta que tú, yo o cualquiera con gusto y talento pueda hacer un cliente de Twitter. Algo que ellos en un principio adoraban y te recibían con brazos abiertos. Ahora, la cosa ha cambiado, ya no somos amigos. Al menos si quieres hacer un cliente de Twitter.

La medida que utilizan para evitar esto es limitando el uso de fichas (tokens) por cada tipo de cliente hasta un número de 100 mil.

Imagina que eres un desarrollador y tienes unas ideas geniales para innovar en la forma de usar Twitter. Procedes a crear un programa con las APIs de desarrollo de Twitter; pones todo en Internet y, cuando superas las 100 mil instalaciones de tu cuenta ya nadie más podrá usar tu programa, aunque se lo descargue y lo tenga instalado, pasados los 100 mil cualquier nuevo cliente instalado no podrá siquiera usar su cuenta activa de Twitter con tu programa… se verá obligado a usar el cliente oficial de Twitter.

As you know, we discourage developers from building apps that replicate our core user experience (aka “Twitter clients”).

Así es como del día a la noche se han pulido todos los clientes no-oficiales de Twitter. No habrá innovación ya porque ellos no desarrollarían al nivel que deben, tampoco van al ritmo que la gente pide, por ende todo tiene muy mala pinta.


No tiene sentido que Twitter nos ignore. Ninguno. ¿Cuál es la ventaja de ignorarnos y de limitarnos? Ninguna. Tu experiencia de software no solo es limitada sino que también es lenta. Windows 8 ya está lanzado y no hay cliente oficial, hay que usar la página oficial de Twitter y así con todo.

Para que os deis una idea, es como si Telefónica nos obligara a usar un único tipo de teléfono, el que ellos hagan, porque hacer llamadas es parte de su core-experience.


Estas medidas sin dudas beneficiarán a competidores y App.net es uno de ellos. Es una red similar a Twitter, calcada, digamos, con la diferencia que, según ellos, está limpia de comercialidad. ¿Cómo sobreviven? Pues tienen un modelo de suscripción: pagas por usar su plataforma. Pagas una tarifa allí donde Twitter no te cobra. Pagando 3,9 € al mes (o bien 28 € por año) puedes tener una cuenta de App.net libre de publicidad y prácticas comerciales raras. Lo malo: no están tus amigos, o bien, no están todos y los que están no publican de la misma forma.

Over the past month, I’ve been watching Dalton Caldwell’s App.net experiment with much interest. Essentially, he’s trying to rebuild Twitter from the ground up, only as a fully user and developer-supported network. In other words, he’s pissed off — as many people are — about some of the changes Twitter is undergoing in an apparent attempt to monetize.

App.net como concepto está genial, y hubiera triunfado si no hubiera existido Twitter, pero lamentablemente aunque Twitter se ponga cachas con el tema de prohibir los números de App.net no subirán dramáticamente: App.net no es mainstream. No está hecho ni diseñado para todo el mundo. Hay que pagar y eso se traduce en barreras, barreras que los mismos usuarios de Twitter no cruzarán ya sea por, ignorancia a las existentes alternativas (mucha gente considera Hotmail internet, y no saben de la existencia de miles de otras opciones), comodidad de tener a todo el mundo ya en Twitter, no tener que pagar.

La única forma que App.net pudiese triunfar es que Twitter, luego de su IPO, comience con una campaña de castración total de su servicio. Limitando la cantidad de mensajes libres al día, limitando la cantidad de seguidores, y limitando todo si no pagas, entonces la gente hará lo que sea para sortear todo hasta que se termine yendo de la red social. Ha pasado ya de forma similar en Myspace y otras redes sociales con un éxito precipitado pero mal administrado.

Hay quienes justifican las acciones Twitter como acciones lógicas que cualquier empresa haría, yo digo que no. Porque estas prácticas apestan más a modelos conservadores que a modelos abiertos de internet. Si realmente estamos cambiando la humanidad con internet es en base a ser abierto, no a ser cerrados.

Esta entrada fue escrita por @minid un . Minid.net es un blog escrito por Diego Martín Lafuente, diseñador, tecnólogo, hacker, La Ira de Khan y Lead Designer en Notegraphy. Las opiniones aquí vertidas son exclusivas del autor del blog y no representan la de ningún otro relacionado.