Mi blog sin comentarios

Publicado un

Este blog ya no tiene comentarios. Luego de 11 años y medio escribiendo y leyendo blogs considero que ya está demás el tema de comentarios, al menos en mi blog.

No es el fin del mundo

No se acaba nada, amigos. Podéis seguir en contacto conmigo sin problemas. Es solo que la cosa cambia, o sea, la discusión ya no ocurre in situ, sino que se va a otro lugar más abierto que es Twitter, Facebook, y otros lugares de charla donde la gente se autogestiona y no existe más moderación que la de uno mismo.

Ya no hace falta poner comentarios en el blog, simplemente puedes escribirme en Twitter o por correo electrónico, o publicar una réplica en tu blog, que es más práctico incluso para debatir que en el mismo blog de uno.

Insustanciales

Llevo 11 años manteniendo un blog, ni uno, ni dos… once años y medio. Tengo unos ± 50.000 comentarios en la base de datos del blog. Considero que puedo juzgar, no desde fuera, sino desde dentro y siendo testigo mismo de al menos el 98% de los comentarios publicados: los comentarios que se publican son insustanciales en su gran mayoría.

«todos los big bloggers tienen sus comentarios cerrados porque son demasiado estirados y engreídos como para preocuparse de lo que sus lectores tienen que decir, son una panda de bastardos arrogantes. No pueden soportar que la gente no esté de acuerdo con ellos…»

–Un subnormal de internet.

No importa si la entrada es suculenta en debate, en información, o si es una entrada de contenido regular, breve, programada, el tema es que la gran mayoría de los comentarios son índole insustancial: no aportan nada, o sea, no aportan un carajo. Cuando me refiero a que no aportan nada simplemente digo que no agregan valor a la discusión per se, sino que son voces de relleno, pueden estar o no de acuerdo con el locutor y por ello no tienen que ser mejor o peor en materia de contenido.

Un comentario insustancial puede ser un «Muchas gracias, eres un genio» como un «Vaya mierda de escrito, eres un hijo puta, que lo sepas». O sea, no hace falta que los comentarios se conviertan tampoco en una tesis para un doctorado pero simplemente las respuestas normalmente carecen de base crítica, y por ende, son sólo un problema que está puesto en el lado del que tiene y mantiene un blog.

En cierta forma entiendo esta insubstancialidad: es un problema del mismo medio. Este medio no está bien diseñado para discusión, para eso hay otros medios, mucho mejores que un blog: foros de discusión, facebook, Twitter, y un montón de lugares donde poder uno montar el debate que quiera.

Consideré esta idea durante un tiempo y, viendo muchos blogs concurridos llego a la conclusión que muchos de los comentarios en las entradas sólo llaman en muchas situaciones a aportaciones insustanciales, que también las entradas jugosas llaman a este tipo de comentarista y lo único que hacen es:

  1. Trabajar tu servidor con peticiones de base de datos, scripts.

  2. Tener activados sistemas de captchas, filtros anti-spam.

  3. Atención y tiempo de moderación.

  4. Blanco permanente de spammers con scripts.

Por qué usar Twitter, Facebook y otros es mejor

Primero porque nos quita a nosotros (los autores de los blogs) la carga de moderar. El problema simplemente se va de un plumazo y, creedme de nuevo, era un problema complicado porque, uno tiene que ser juez y verdugo en muchos casos, lo cual genera una cantidad de incordios insuperables.

«Los comentarios no son la única, ni necesariamente la mejor, forma de interacción entre autores y lectores de weblogs y no formaron parte estructural del medio en sus comienzos.» –José Luis Orihuela

Para que entiendan esto, simplemente piensen que mucha gente entra a blogs para hacer autobombo, la gran práctica de felicitarte y dejarte la URL. Yo entiendo, y considero justo que, si alguien me ilumina, éste tenga derecho a ser «reconocido» y la URL forma parte de ese pago ético que muchos verán como justo. Lo sé, siempre lo será así pero en muchos casos simplemente se transformaba en un arma de doble filo que realmente llamaba a gente a hacer spam. Hace 6 años me refería a este tema:

Quité las direcciones web en los comentarios y los correos a ver si realmente lo que el usuario comentarista hacía era dar feedback de forma altruista. Por supuesto, en una semana de prueba la cosa no dio buenos resultados. La gente casi ni comentaba, al menos, los locales, nunca dejaban comentarios. Quitando los enlaces, ya no hay interés de por medio.

Y no me sorprendía, porque esta práctica la podéis ver ahora mismo en cualquier blog de turno donde exista el lema «somos populares».


Otra notable ventaja es que las discusiones se realizan en lugares donde cada uno es dueño y señor de lo que dice. O sea, la discusión no la termino yo (en un supuesto caso) sino vosotros mismos cuando queráis acabarla. La ventaja de montar discusiones fuera es que ningún autor de blog puede ejercer el despotismo. Una vez un tema es público, se discute en redes abiertas, sin límite de discusión. Yo lo veo como una gran ventaja.

Puede ser en tu línea de tiempo de Twitter, Facebook… en Reddit, en Menéame donde publicas lo que quieras y enlazas al autor que quieras o al blog del que publicó esa nota en la que estás interesado que sepan tu opinión, la gente leerá al autor y, también te seguirá en la línea de discusión. Lo mismo en Facebook, en un foro de discusión (privado o abierto) o tu propio blog, a modo de réplica directa. La discusión, el debate que te interesa generar puede crecer en un entorno descentralizado mejor que en un entorno centralizado.

Con esto intento darle peso a mi idea de que, los blogs particularmente no necesitan ya comentarios porque la gente discute de temas en sus propios cotos de charla.


Si tienes un blog y, la cantidad de comentarios útiles es igual a 1 de 10, creo que es mejor que quites el sistema de comentarios.

Esta entrada fue escrita por @minid un . Minid.net es un blog escrito por Diego Martín Lafuente, diseñador, tecnólogo, hacker, La Ira de Khan y Lead Designer en Notegraphy. Las opiniones aquí vertidas son exclusivas del autor del blog y no representan la de ningún otro relacionado.