George Orwell 1984

D·M·Lafuente·Scripsit·Date·09/28/2006

Como asiduo lector de Barrapunto que me considero, había muchas ocasiones que me perdía en los comentarios, sobre todo porque siempre mencionaban –y todavía lo hacen– al libro Mil novecientos ochenta y cuatro, de George Orwell. Siempre lo mismo: que 1984 esto, que esto se parece a 1984, que a ver si acabamos como 1984.

1984 es sin dudas un libro que ha calado en la sociedad, incluso en las empresas. Un ejemplo claro es Apple, con su famosa publicidad porque 1984 no será como 1984. Otro ejemplo fue el programa «Gran Hermano», que estuvo inspirado en las bases del libro, sólo que, con menos reglas y más cachondeo. Así que, en medio de una pila de libros me encontré una edición de bolsillo de este libro. Leerlo ha sido toda una experiencia, es muy ameno y desgarrador. Crudo y descriptivo en cantidades. Les transcribo la contratapa para que entendáis de que va la historia:

1984 sitúa su acción en un Estado totalitario. Como explica O’Brien, el astuto y misterioso miembro de la dirección del partido dominante, el poder es el valor absoluto y único: para conquistarlo no hay nada en el mundo que no deba ser sacrificado y, una vez alcanzado, nada queda de importante en la vida a no ser la voluntad de conservarlo a cualquier precio. La vigilancia despiadada de este Superestado ha llegado a apoderarse de la vida y la consciencia de sus súbditos, interviniendo incluso y sobre todo en las esferas más íntimas de los sentimientos humanos. Todo está controlado por la sombría y omnipresente figura del Gran Hermano, el jefe que todo lo ve, todo lo escucha y todo lo dispone. Winston Smith, el protagonista, aparece inicialmente como símbolo de la rebelión contra este poder monstruoso, pero conforme el relato avanza está cada vez más cazado por este engranaje, omnipotente y cruel. Por su magnífico análisis del poder y de las relaciones y dependencias que crea en los individuos, 1984 es una de las novelas más inquietantes y atractivas del siglo XX.

Terminé el libro en 4 días. Es imposible dejar de leerlo. Una historia realmente aterradora, te pone la piel de gallina, te despierta sentimientos de revelación, de heroísmo y despierta tristeza. Pero lo que más os asustará de este libro es que, a medida que vayan leyendo, os daréis cuenta de las cosas que están pasando hoy en día. Poco a poco, los estados necesitan estar en guerra para asumir más control, para disponer de métodos más estrictos, para tener excusas para actuar a las anchas. Recuerden lo que dice el Gran Hermano:

La guerra es paz.
La libertad es la esclavitud.
La ignorancia es la fuerza.
El Gran Hermano te vigila.

El libro, aparte de ser una joya de la literatura, está plagado de aspectos que me interesan cuando se habla de supuestas sociedades. Por ejemplo, aquí se habla de una neolengua. Que vendría a ser una simplificación del idioma que tenemos ahora, además de, otros aspectos sociales de importancia. Me recuerda mucho a la destreza que tiene José Phillip Farmer para hacer mundos distópicos. Te adentra tanto en los detalles, en las pequeñas cosas y en las denominaciones que se hace imposible aburrirse leyendo esto.

Le recomiendo el libro a cualquiera. A pesar que muchos le calificarán de «exageración» es algo del cual podríamos sufrir sin lugar a dudas. Para ello, lo mejor, es intentar comprender lo que pasaría, si hoy fuera 1984.

Muchos comentaristas detectan paralelismos entre la sociedad actual y el mundo de 1984, sugiriendo que estamos comenzando a vivir en lo que se ha conocido como sociedad Orwelliana. El término Orwelliano se ha convertido en sinónimo de las sociedades u organizaciones que reproducen actitudes totalitarias y represoras como las representadas en la novela. La novela fue un éxito en términos de ventas y se ha convertido en uno de los más influyentes libros del siglo XX.

Y no se les ocurra doblepensar.


Puedes disfrutar de otros artículos como éste en el archivo del sitio.