Escribir bien

Publicado un

Quiero reflexionar en mi weblog sobre la importancia de escribir bien. Esto no es una guía, ni un listado de puntos, ni un manual como-hacerlo ni tampoco quiero se que arme la de Dios es Cristo. Sólo recopilé estas anotaciones que hice y que quiero compartirlas con vosotros.

Hace cosa de un año, hablé con Cristian para que me indique algunas cosas sobre cómo escribir bien. Se lo pregunté porque sé que él tiene buena mano en el asunto, como es bloguer –una persona de carne y hueso— y se le puede contactar me acerqué. Él me recomendó dos o tres libros (en inglés) y unos textos en la web1. No pude comprármelos, leí la página que me había pasado y me pareció interesante, así que terminé buscando páginas que fueran escritas en castellano para enseñar lo mismo y no he dado con nada concreto. Se pueden leer excelentes textos sobre cómo escribir en la web, pero lo malo de estos artículos es que no explican realmente como escribir. Sí, así sea en papel y con lápiz.

El eterno dilema: ser el puto amo de la escritura

Escribir bien y con naturalidad es difícil. No lo es porque yo lo diga, lo es porque los entendidos lo dicen y los que intentamos hacerlo notamos a simple vista que fácil no es. No es fácil, al nivel que pretendemos muchos, alcanzar ese punto de vida que le da a los escritos un toque personal sin perder o flaquear gramaticalmente. Al igual que a unos les ha resultado más fácil que a otros, hace que este mundo sea más elitista e intolerante a la integración de nuevos talentos. La integración comienza por el transmitir y ayudar a asimilar, luego que la tolerancia y el tiempo genere sus frutos. Desháganse de la idea de ayudar de esta forma:

¡Escoria humana! ¡Se escribe porqué y no por qué bruto!

¡Aprende a escribir imbécil! ¡Ja, ja, ja!

Con esta ayuda no se llegará a ninguna parte. La crítica anti-constructiva y soberbia no hace nada más que empeorar, crear recelo, rechazo y decepción, algo parecido a lo que observo con el tema aprender catalán y mis amigos extranjeros, que desean aprenderlo, pero que, en cierta forma, son despreciados (adrede o inconscientemente) por los mismos que piden a gritos que lo aprendan. Pero esto es, claro, otra historia que se puede reflexionar en otro post.

Lógica más estilo igual a orgasmo

Sí, es cierto, uno verá que los escritos que deleitan tienen estos dos ingredientes: la lógica y el estilo. La lógica la entiendo como las partes reglamentarias del lenguaje. Aprender a escribir teniendo una ortografía perfecta, soberbia, a rajatabla si es posible, digna de un talibán ortográfico que mata a cualquiera que cometa errores. El estilo es lo que considero como la parte subjetiva del tema, el tener una forma de expresarse como persona y no como ordenador, algo que no se puede ejecutar con reglas sino con sentimientos. Contar y no comunicar.

Por regla, uno puede saber a la perfección escribir sin faltas, pero puede caer en la fea sensación de haber escrito algo sin sentimientos. Por eso, escribir bien no es cuestión de saberse cada puta regla, uy dije puta, bueno, sino la de tener la combinación de las dos cosas esenciales lógica y estilo. Los textos muy lógicos son más sintéticos y los textos cargados de estilo no dicen algo en concreto. Creo que lo ideal (o lo que me gustaría a mí) es arribar al medio, sin ladearse demasiado a los extremos. Enrollarse con las expresiones entre los puntos y comas pero no coleccionarlas en cantidades. Ser resumido pero tampoco hay que escribirse un telegrama.

Soy humano, ténganlo en cuenta

Digo esto, no porque soy el señor escritura, ni mucho menos, escribo peor que mi hermana de 16 años, pero mi intención es, poco a poco, llegar al un punto de escritura que sea de agrado leer (aunque te dé ira mi punto de vista) y tener una ortografía perfecta pero no gracias a un corrector ortográfico que me ahorra de pensar en la regla, sino por propia cuenta. Ya dará parte el corrector, soy humano, ténganlo en cuenta. Los párrafos que han leído anteriormente son mis puntos de vista sobre el tema escribir bien y el entorno que lo hace posible: cómo observo la escritura y como la considero.

Empezar de nuevo

Mi idea de escribir mi propio blog es divertirme, así que hice lo mismo que Cristian hizo con la historia Argentina: un borrón y cuenta nueva, un refresque total de conceptos. El año pasado compré libros de escritura y empecé todo de nuevo. Compré libros de todos los tamaños, temas y colores. Dos de los libros son para autoevaluarse escribiendo, uno sobre frases célebres (significados y aplicaciones), otro de gramática y ortografía y otro sobre cómo escribir. Todos me ayudaron considerablemente, aunque flaquea terriblemente nivel todavía, pero mi puja sigue en pie, este comentario es básicamente como mi declaración de principios:

Puede que este problema sea uno de los motivos que me impulsan a escribir en mi bitácora; creo que escribiendo día a día, aunque mis lectores tengan que soportar mis fallos continuamente, acabaré mejorando mi escritura.

Escribo artículos largos porque siento que necesito explayarme a modo de historia. Intento —más que comunicar— contar algo. Así que, para empezar todo esto, comencé primero por leer este libro llamado Cómo escribir correctamente de José Serra. Un manual práctico y muy útil para aprender a escribir con corrección y propiedad. Luego me leí su otro libro que es una perla: Cómo expresarse correctamente. Este libro explica cómo resolver las dudas y evitar los errores más comunes en el uso del idioma. Un libro de lo más recomendable si uno no quiere que le vaya peor. Tras de cornudo, apaleado dice el refrán.

El tercer libro que considero de lectura obligatoria, es un libro que apunta más al lado talibán de la escritura: la gramática y la ortografía. Me refiero a Guía para escribir y hablar correctamente español de Alfredo Buitrago y Agustín Torijano. Una obra soberbia, que te explica todo sin esa agresividad académica y que te ayuda a sacarte todas las dudas sobre la lengua española. Con estos libros, releyendo partes a la menor señal de duda, hará que llegué a prescindir del corrector ortográfico y me dedique a escribir de forma más fluida.

Recomiendo estos tres libros a todos aquellos que buscan esos libros que les expliquen estos temas en concreto. Verán que en el transcurso de la compra, los libros hablarán sólo de gramática y de ortografía y pocos sobre como escribir, pero con estos tres libros equilibrarás la balanza.

Moraleja: el que no escribe prescribe

La espontaneidad es lo peor que me puede pasar cuando escribo. Soy víctima de la escritura precipitada, el escribir y publicar, sin revisar mi gramática o la forma de expresarme correctamente siempre me termina perjudicando. Por consiguiente intento, entrada tras entrada al weblog, tratar de revisar lo más relajado posible cada cosa y escribir dando caladas de aire para no cometer errores. De momento, mi motivación es seguir escribiendo y seguir intentándolo. De esta forma y agradeciendo vuestra tolerancia a mis errores podré algún día escribir bien.

Sin más, invito a que si tenéis2 una regla, libros, escritos, artículos o unos puntos que agreguen chicha al tema de cómo aprender a escribir bien lo publiquéis en vuestros weblogs, o escribáis un comentario así nos seguimos nutriendo de este tema y podemos integrarnos mejor e integrar a los demás.

1 Suelo indicar la palabra “web” femeninamente, contrario a lo que escucho en España donde se suele utilizar “el”: el web, el Internet, etc.

2 Es bonito poder usar expresiones españolas, las encuentro más agradable a la vista.

Esta entrada fue escrita por @minid un . Minid.net es un blog escrito por Diego Martín Lafuente, diseñador, tecnólogo, hacker, La Ira de Khan y Lead Designer en Notegraphy. Las opiniones aquí vertidas son exclusivas del autor del blog y no representan la de ningún otro relacionado.