13’99 euros

D·M·Lafuente·Scripsit·Date·04/27/2004

Más regalos he recibido por este Sant Jordi. Esta vez, me han dado un libro que de verdad me dejó pasmado. Quizás alguno de vosotros lo ha comprado (perdón por utilizar este pronombre personal), ya que se han vendido unas 400.000 copias de este libro. Escrito por Frédéric Beigbeder, un creativo publicitario; triunfador en lo que duró su carrera; que un día decidió escribir este libro llamado 13’99 euros y lo despidieron de una de las agencias publicitarias más importantes.

El libro es una denuncia y advertencia de todo este mundo publicitario, cabe destacar que todos los nombres fueron cambiados, hay una parte que dice: The names haven been changed to protect the guilty. Sumido en el nombre Octave Parango nos cuenta cómo un creativo publicitario, triunfador forma parte de quienes deciden lo que el público deseará mañana: un escritor publicitario es el autor de aforismos que venden. Pero, asqueado de esa industria y sus manipulaciones, decide escribir un libro en el que denunciará los entresijos de la publicidad, para así conseguir que le despidan de la poderosa agencia en la que trabaja. Éste es el punto de partida de 13’99 euros.

Novela cruel, desde las primeras 5 líneas, insolente y alegato contra la manipulación consumista. Dice así el primer párrafo a modo de cita (traduzco del catalán):

Me llamo Octave y llevo ropa APC. Soy publicista: eso es, contamino el universo. Soy el tío que os vende mierda. Que os hace soñar con esas cosas que nunca tendréis. Cielo eternamente azul, tías que nunca son feas, una felicidad perfecta, retocada con el Photoshop. Imágenes relaminadas, músicas pegadizas. Cuando, a fuerza de ahorrar, logréis comprar el coche de vuestros sueños, el que lancé en mi última campaña, yo ya habré conseguido que esté pasado de moda. Os llevo 3 tres temporadas de ventaja, y siempre me las apaño para que os sintáis frustrados. El Glamour es el país al que nunca se consigue llegar. Os drogo con novedad, y la ventaja de lo nuevo es que nunca lo es durante mucho tiempo. Siempre hay una nueva novedad para lograr que la anterior envejezca. Hacer que se os caiga la baba, ése es mi sacerdocio. En mi profesión, nadie desea vuestra felicidad, porque la gente feliz no consume.

Como pueden observar, el lenguaje es bastante agresivo, pero cómico, que quieren que les diga, me resulta agradable leerlo, tanto que voy a dejar La Casa del Alfabeto para leerme sus 269 páginas.

¿Alguno ha leído este libro ya? Lo recomiendo.


Puedes disfrutar de otros artículos como éste en el archivo del sitio.